lunes, 13 de febrero de 2012

COLORES




Este cuadro comencé a pintarlo en  el 2009. En un principio fue un encargo, me pidieron un abstracto a juego con su sofá nuevo y el resto del salón decorado en diferentes tonos marrones. Tras obligarme a cambiarlo varias veces, pues el color no le parecía exactamente igual que  el color del sofá, y las formas no eran como los de la alfombra, etc..., me quedé totalmente bloqueada y no pude seguir.
          Tras varios meses sin tocarlo, me volvió a pedir que lo pintara todo de gris con tres flores rosas al lado izquierdo, tal y como lo había visto en un cuadro de una tienda de chinos que costaba 30€ y le pareció muy caro, y esperaba que yo se lo hiciera más barato cuando, sólo en materiales,  me había gastado más de 100€ en esos momentos. Ahí mi subconsciente se reveló, me sentí decaída, estafada y frustrada durante un tiempo.
          Hasta que un día, tras admirar la obra de Mondrian, llegó la inspiración. Lo pinté de la forma que yo quise y con los colores que más me apetecían en esos momentos. Por supuesto, no le gustó, y pretendía que lo volviera a cambiar otra vez. Pero esta vez me negé y tomé la decisión de no aceptar ningún encargo, a no ser que me dieran total libertad de creación y que me pagaran lo que realmente vale el cuadro.
          Aprendí la lección de que el arte no es para cualquiera, y menos si no aprecian su valor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario