domingo, 4 de agosto de 2013

ARTE Y PENSAMIENTO


Existe una gran conexión entre el arte y el pensamiento, tanto consciente como subconsciente.  Normalmente,  las personas profanas  en el mundo del arte, se limitan a mirar y a opinar si lo que ven les gusta o no; sin embargo, saber mirar y disfrutar del arte requiere algo más que el gusto personal de cada individuo.

          El arte sirve para ejercitar nuestra mente. Una obra de arte requiere más información que un simple feo o bonito, en función del asunto que trata: técnica, estilo, colores, materiales, formas, etc… Es necesario observar, reflexionar, analizar y, después, interpretar.

          Una obra de arte nos desafía a descubrir de qué se trata y qué es lo que quiere expresar. Al observar una obra de arte se despierta la percepción visual, la percepción sensorial, el pensamiento, la memoria, las emociones, etc…

          Entre otras muchas cosas, el arte se caracteriza porque es universal; por ello, es el vehículo perfecto para el aprendizaje de los procesos del pensamiento consciente. Por ello insisto en que, para observar el arte, es necesario mirar más allá de lo que se ve a simple vista y de forma inteligente; con ello desarrollamos las habilidades cognitivas y formas más complejas de pensamiento.

Si te interesa recibir información sobre mis servicios y trabajos, tanto sobre pintura como sobre coaching, escríbeme a esta dirección:

memp27@hotmail.com


También me puedes encontrar en: